EL COLOR DE NUESTRA PIEL CELESTINO GOROSTIZA PDF

Es esta directiva la que gradualmente sienta sus reales entre y para continuar con fuerza hasta bien entrados los sesenta. A travs de astracanes con pretextos para exhibiciones anatmicas, presuntamente "picantes" Alcaraz, Exista un rigor entre los actores en cuanto a la pronunciacin del texto espaolizado, -aun en obras de autores mexicanos- y fue Ricardo Parada Len que al ver una obra con parlamentos de autores argentinos y uruguayos pronunciados sin el acento, el que oblig a los actores a pronunciar a la mexicana, lo que estos consideraron un desacato imperdonable, que al principio desconcert al pblico. A juicio de los mismos dramaturgos, en Mxico, el Teatro ha sufrido siempre de una discriminacin, Usigli, se refiere a ello como el "ninguneo", que asegura sufri en carne propia.

Author:Zolom Moogujas
Country:Rwanda
Language:English (Spanish)
Genre:Personal Growth
Published (Last):18 July 2017
Pages:144
PDF File Size:6.14 Mb
ePub File Size:19.43 Mb
ISBN:303-5-50739-948-7
Downloads:35665
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Dora



Muchas gracias. Buenas noches. Mucho gusto. No vuelvan tarde. No tenga cuidado, don Ricardo. Yendo a coger las invitaciones de encima del piano.

Me llevo de una vez las invitaciones. Manuel cruza hacia don Ricardo, a la derecha. Me interesa verlos. Cuando usted guste, don Ricardo. Yo los tengo listos. Muy buenas noches. Hace mutis por el comedor. Hundido en sus meditaciones , apaga la luz del candil y entra en la biblioteca con el libro entre las manos. Como digas que me viste salir, me la vas a pagar. Como quieras Que veael mundo civilizado Son demasiado orgullosos para hacerlo. Pero en el fondo ellos saben lo que son.

Y no me siento menos lastimada que ellos. Por que te quise, como te he seguido queriendo hasta ahora Esperaba yo ansiosamente el momento en que entraras en mi cuarto para mostrarte a tu primer hijo. Se sienta, desolada, en la silla de la derecha del piano. Lo quiero exactamente igual que a Jorge y Beatriz, y creo haberlo demostrado suficientemente.

Queda de espaldas a don Ricardo. Tal vez lo has hecho inconscientemente. Ha acabado por creer que es un ser superior y que nosotros no somos dignos siquiera de considerarnos sus parientes. Nada nos ha faltado Tenemos salud Hemos prosperado Nuestros hijos tienen un porvenir brillante En este momento aparece Alicia por la puerta del comedor. Don Ricardoy Carmela reacciona como si esa frase los despertara y los volviera a la realidad.

Su madre se vuelve para verla. Quieren presentarme con toda su parentela. La verdad es que no tengo ni tantitas ganas de ir. Me figuro que deben ser gente muy fina. Demasiado fina. Los que conozco son tan estirados Pero es una amabilidad que ofende. Se creen tan superiores Yo me siento cohibida y me entran unas ganas horribles de tirar las copas Es verdad que ellos pertenecen a una familia de muy rancia aristocracia Eso es precisamente lo que no entiendo.

No estoy segura La toma de la barbilla y la observa un momento. Dime , Beatriz A veces quisiera que no lo fuera tanto Se oye sonar el timbre de la puerta. Con firmeza. Si dudas el amor de Carlos Pero lo que acabas de decirme Todo el mundo tiene algo criticable Y ya sabes que a mi me gusta manejar las tijeras Ni siquiera vale la pena hablar de eso.

Voy a leer un rato mientras viene Carlos. El se acerca despacio, cohibido, al centro de la escena. De una vez por todas, quiero que sepas que no voy a seguir tolerando que molestes a tus hermanos con motes y apodos despectivos. Habla en tono suplicante. Si yo no les digo nada a mis hermanos por ofenderlos No te enojes conmigo, mamacita Te traje un regalo Muestra el paquete y empieza a abrirlo.

Debiste haber comprado mejor un regalo de boda para tu hermana. Pero ese va a se una sorpresa. Es muy elegante Y muy fina Te lo agradezco mucho.

Negocios que hago yo A veces pienso que no me quieres. Yo creo que por eso no me quieren mis hermanos tampoco. Nadie me quiere. Debo ser muy malo Pero yo no me doy cuenta Yo los quiero a todos y hago lo que puedo por agradarlos No, hijo Todos tequeremos. Dame la bolsa. De veras te lo agradezco. Y se retira apresuradamente por la escalera. Luego saca de la bolsa trasera un desarmador y empieza a destornillar el reloj. No anda. Pero ahorita lo voy a componer y te digo.

Esta es Desdobla un recorte que muestra a Beatriz. Y no vas a llenar de basura todos los muebles con tu matraca. Pase usted a esperarlo. Manuel trae una carpeta en la mano. Tengo que mostrarle estos papeles. Pase a sentarse. Es suizo Y la campana es tan suave y tan agradable, que la gente puede seguir durmiendo cuando suena.

Debe de ser el despertador ideal. Es cierto que no anda, pero Ya me voy No quisiera interrumpir. No es ninguna molestia. Al contrario, lo que siento es que dentro de un momento voy a tener que irme. Me suena tan raro

ISO 8583 TUTORIAL PDF

El Color de Nuestra Piel, Celestino Gorostiza. Ensayo de Juan Francisco Silva

.

EXSULTATE JUSTI JOHN WILLIAMS PDF

El color de nuestra piel

.

Related Articles